Viaje #2

Publicado 6 de junio 2017 por Payton y Grace Downing
<? the_title() ?>

1 de mayo, 2017

Para este viaje nos fuimos todos, incluso Finn; habría sido un poco difícil sin él, pero con él fue todo un suplicio; no puedo culparlo, tiene veintiún meses de nacido. Realmente no sabía qué estaba pasando, y probablemente pensó que nos habíamos mudado a otro planeta.

Lo primero que me gustaría señalar es que he reescrito la parte de mi cerebro que dice: los lugares de “solo helicóptero” son los más difíciles. No. Más remotos, sí; más caros, sí; más duros, no estoy tan segura. Probé lo del helicóptero en el último viaje; pones tus cosas en el helicóptero y después te sientas, y luego te dejan. Pero este viaje fue diferente; “es un viaje de cuarenta y cinco minutos en motocicleta desde un pueblo cercano”, dijeron ellos… A continuación lo “insincero” que eso puede ser…

Finn quedó extasiado cuando le dije que íbamos a ir a las montañas a visitar a su amigo. Creo que el entusiasmo lo mantuvo medio ocupado durante casi dos horas, además la interminable provisión de golosinas también lo mantuvo contento. Entonces la sinuosa carretera empezó a afectarnos a los dos, comenzó la náusea; él tampoco quería dormir, ambos derramamos muchas lágrimas. Finalmente, después de cinco horas, llegamos a un pueblo cercano y nos encontramos con el amigo que había bajado de la montaña a recibirnos. Comenzó a llover, por lo que él dijo que las moto-taxis estaban dudosas de llevarnos por el ascendente camino resbaladizo. Dos horas más tarde, finalmente nos montamos en la parte trasera de las motocicletas. Mucho barro, deslizamientos y terror en general se arremolinaban mientras ascendíamos colinas empinadas. Me alegra mucho que Payton hubiera cargado a Finn en un vehículo prestado; no creo que yo lo hubiera podido hacer. Después de cuarenta y cinco minutos de adrenalina y diversión, caminamos otro kilómetro, ascendiendo a través de la fangosa selva con parte de nuestras cosas a remolque. Cruzamos el arroyo inundado por encima de nuestras rodillas y finalmente divisamos su pequeña casa escondida en un claro no lejos del arroyo. ¡Fue una vista acogedora!

Estos nuevos amigos nos alimentaron, nos hospedaron, ¡e incluso compartieron su casa con nosotros! Nos sentimos muy bendecidos de poder conocerlos mejor, de adquirir un poco de experiencia en la selva, y sobre todo, de escuchar un poco sobre cómo Dios ha estado obrando en sus vidas y en su ministerio. Gran parte de lo que aprendimos en la capacitación estaba en papel. Pero de repente, con un viaje como este, todo tiene vida y rebosa de color, incluyendo los gigantescos y venenosos ciempiés y las enormes arañas.

 

Este animal es tan largo como mi pie, más grueso que mi pulgar, se mueve muy rápido y tiene una ponzoña abrasadora. Me alegró que solo viéramos uno.

No voy a mentir, no fue muy fácil ni cómodo, pero aprendí muchísimo. He descubierto que aprendo mejor cuando estoy fuera de nuestra zona de confort.

Estos chicos han elegido vivir con sencillez y reorganizar sus vidas para encajar mejor en su sitio de ministerio y en el equipo (ellos tienen compañeros de trabajo nacionales). Solo tienen un sistema de energía solar muy pequeño, un generador para tener un poco de electricidad en la noche y una lavadora, y no tienen nevera ni congelador. Parecía imposible funcionar así… entonces recordé, obvio, que ¡la mayor parte del mundo no tenía congeladores no hace mucho tiempo! Traje algunas ideas a casa para probarlas aquí en la ciudad, como un termo grande para el agua hervida (menos uso del recipiente para hervir el agua), platos y tazas de acero (livianos y durables), cocinar algo para el almuerzo y comer de lo mismo en la cena, volver a usar más mi olla a presión y, en general, apreciar las cosas que no necesitan refrigeración.

Finn estaba encantado de tener a su pequeño amigo cerca, y también a los dos chicos mayores. Le gustó especialmente la caja de arena y alimentar a los pollos. Le parecía muy divertido despertarse muy temprano, así como mantener a mamá y a papá despiertos durante la noche. Pero eso se debía más al hecho de que él no estaba durmiendo muy bien desde antes de que saliéramos y aún ahora tiene problemas para dormir en la noche otra vez. También tenía forúnculos que habían estado empeorando antes de que saliéramos, los cuales requerían que los limpiáramos. Un asunto desagradable, mucho llanto y compresas. También me convertí en una admiradora del ungüento del dibujo negro.

Nos alojamos durante tres noches y tuvimos la oportunidad de experimentar un poco la vida cotidiana de su mundo: educar a los hijos en casa, estudiar el idioma, gente pasando por allí, cocinar/comer sin una nevera, solamente dos horas de electricidad en la noche, iglesia, etc…

El descenso de la montaña fue mucho más angustioso que la subida; ni siquiera estaba lloviendo. Constantemente consideraba la probabilidad de que muriera en el descenso —o al menos que terminara gravemente herida. Resulta que me tocó un conductor con una motocicleta destartalada —podía escuchar las partes plásticas chirriando y nos sacudíamos cada vez que hacia el cambio a una marcha más corta. Calculaba que había una posibilidad del 50% de que la moto explotara en pedazos y resultara herida en el proceso, o que fuera catapultada de la moto mientras nos balanceábamos bajando por la ladera, ¡tratando de anticiparnos a la lluvia que se avecinaba! Solamente terminé exhausta con los músculos muy rígidos, por lo que me consideré inmensamente bendecida. Por otro lado, ¡Finn venía con Payton en una moto diferente y tomó una siesta de 20 minutos!

 

Estas fueron las partes donde tuve que caminar; me alegró. Las fotos no le hacen nada de justicia.

Cuando llegamos al carro, Finn ya sabía lo que nos esperaba. Gritaba así estuviera dentro o fuera del asiento de seguridad del auto; era como un animal salvaje. Después de horas de gritos, me las arreglé para que tomara una siesta de 45 minutos a medida que bajábamos el Camino de las Náuseas y entrábamos al valle mientras llovía a cántaros. Estaba muy emocionada de llegar a casa, a mis cubos de hielo y la nevera, y a la comodidad del hogar. Ignorábamos que las inundaciones iban a derribar una enorme torre y que estaríamos sin electricidad durante mucho tiempo….

Mantente atento la próxima vez para “lo que aprendí de ‘mati lampu’”…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

New Tribes Mission - Espanol

New Tribes Mission – Espanol