Una disputa de tres años

Publicado 2 de Julio 2013 por NTM

La gracia de Dios obra transformación en dos creyentes banwaones.

La disputa se había estado incubando durante tres años.

En las vidas de dos hombres banwaones, ambos creyentes, continuamente se caldeaba y crecía un profundo resentimiento. Las raíces de ira y amargura ahogaron su gozo y su amor. Y el agitador efecto de su indignación era doloroso, en el cuerpo de creyentes y en las vidas de las familias de los dos hombres.

La misionera Lynne Castelijn informa que todos los intentos anteriores de una reconciliación habían fracasado. Los hombres simplemente rehusaban humillarse y hacer la paz el uno con el otro.

Los líderes de la iglesia banwaón convocaron otra reunión para tratar bíblicamente el conflicto. “Se había agotado la paciencia”, comenta Lynne.

Y la gracia de Dios prevaleció. Lynne comparte: “Los dos hombres llegaron afligidos y con corazones contritos ante el liderazgo de la iglesia banwaón, y pidieron perdón abiertamente. Lloraron y confesaron su pecado por alimentar el enojo y guardar resentimientos el uno contra el otro”.

Fue una bella escena; los líderes de la iglesia rodearon a los hombres, respaldándolos y ofreciéndoles perdón. Hubo mucho regocijo por la restauración de la comunión.

El esposo de Lynne, Albert, observa: “Difícilmente hubo alguien que no llorara en el salón de reuniones”.

Para Lynne y Albert, la parte realmente maravillosa fue advertir que ellos no habían tenido que ver personalmente con esta reconciliación. Claramente el Espíritu Santo estaba obrando en el Cuerpo de Cristo entre los banwaones, orquestando el efecto de Mateo 5:23-24: “Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda”.

Lynne y Albert están felices por la obra fiel de Dios. “¡Es emocionante ver obrar a Dios en las vidas de los creyentes banwaones!” comenta Lynne. “Es impactante ver a Su Espíritu Santo convencer y objetar paciente y persistentemente, y luego producir reconciliación donde había amargura y conflictos”.

Los comentarios están cerrados.

New Tribes Mission - Espanol

New Tribes Mission – Espanol