Últimas noticias de los Downing

Publicado 23 de Mayo 2017 por Payton y Grace Downing
<? the_title() ?>

Cinco razones por las que no habíamos publicado últimamente

16 de abril. 2017

Ha pasado un tiempo desde la última vez que puse mis dedos en el teclado para escribir un blog; ¡apenas he tenido tiempo para contestar correos electrónicos! Me siento dividida entre un sentimiento de culpa, por no mantenerlos a todos ustedes informados, y un sentimiento de satisfacción porque eso significa que la vida ha estado llena últimamente. Aquí están algunas razones sobre por qué no hemos hecho mucho en este campo, además de elaborar un informe tal vez cada dos meses:

#1 El aprendizaje del idioma arruina nuestros cerebros. Al final del día, escribir algo parece casi sin sentido porque esa parte de nuestro cerebro está agotada.

 

A veces mi limitada capacidad para comunicarme es sofocante y me siento como este pollo enjaulado.

#2 Si soy honesta, no siempre podemos recordar qué cosas son ofensivas y para cuáles personas, y a esa hora no tenemos la energía para filtrar lo que deberíamos y no deberíamos publicar en el abismo de las redes sociales. Por lo tanto, es más fácil posponerlo. También tenemos amigos de ambas culturas en nuestras redes sociales. El inglés realmente no es una gran barrera para la mayoría de nuestros amigos aquí, y ambas partes también pueden malinterpretar casi cualquier cosa.

#3 Finn solo duerme una vez al día durante una hora (si tenemos suerte), y generalmente usamos ese tiempo para tomar una siesta, con el fin de poder sobrevivir hasta que él vuelva de nuevo a la cama, lo cual significa que normalmente dejamos algunas cosas del idioma para terminarlas en las noches. Lo cual equivale a no tener mucho tiempo para bloguear tranquilamente. Nota adicional: Estoy muy segura de que admitir que tomamos siestas es ofensivo para la mayoría de los occidentales, pero es completamente normal aquí. Estoy aquí para decir que dormir es una de las cosas más importantes que podemos hacer como misioneros. Cuando no se cuenta con aire acondicionado y estás en la hora más calurosa del día, tratas de conservar tus recursos.

 

En la iglesia.

#4 Estamos empezando a involucrarnos más con la gente. Entre otras cosas, Payton está encargado de las reuniones de los jóvenes los jueves y yo acabo de unirme a un estudio bíblico para chicas jóvenes cada quince días los sábados. Con estas dos actividades vienen preparativos adicionales y más estudio de la lengua. Una vez más, el blog resulta sacrificado, pero por una buena razón.

#5 Sentimos la arrancada de la recta final. Acabamos de comenzar la última etapa de nuestro estudio del idioma (¡hurra!) y esperamos terminar justo después del Día de Acción de Gracias. ¡También esperamos reducir las posibilidades en cuanto al “con quién” y el “dónde” de nuestro futuro ministerio! Esto realmente nos ha dado un renovado fervor para ser diligentes en nuestros estudios.

 

¡Mi querida amiga y ayudante del idioma!

¡Los amamos a todos ustedes y esperamos seguir en contacto cuando tengamos fracciones de tiempo libre a lo largo del camino!

 

Viaje #1

1 de mayo, 2017

Era extraño no tener una persona pequeña aferrándose a mí o pidiéndome algo cada pocos minutos, pero Payton y yo habíamos acordado que mi primer viaje a la selva debía libre de niños pequeños. Me alegra haberlo hecho así. Me dio la capacidad de concentrarme y observar en lugar de perseguir y manejar a Finn.

Tuve el privilegio de asistir a la conferencia bianual de pastores de una iglesia tribal que madura aquí en nuestra región; Payton asistió a una similar en el otoño pasado. Ellos enseñaron las Epístolas Pastorales y los líderes hicieron muchas preguntas sobre el significado de diferentes pasajes. Fue fascinante escuchar sus preguntas —preguntas que nunca antes había oído. Por ejemplo, en el caso de una acusación contra un anciano de la iglesia, ¿quién podría testificar? ¿Tendrían que ser todos de grupos familiares separados? ¿En qué casos debería comparecer él ante la congregación? ¿Podría seguirse confiando en él si no es algo muy grave?

Una de mis partes favoritas fue poder acompañar a los misioneros veteranos que habían estado allí cuando comenzó todo esto; ellos asistieron a la conferencia y enseñaron diferentes lecciones. Realmente disfruté mucho viendo tanto de lo que habíamos estudiado en la capacitación cobrando vida a mi alrededor y siendo repetido desde múltiples perspectivas.

 

La hospitalidad fue maravillosa mientras estuvimos allí… aunque me cansé de comer arroz tres veces al día. Normalmente soportó dos, pero tres es exagerado.

 

Ellos se turnaban para acoger a todos los visitantes. Todos cocinaban y lo traían a un solo lugar. ¿Ves las bebidas rosadas en el frente? En realidad es solo agua, pero ellos la hierven con un tipo de madera, por eso tiene color y, por lo tanto, uno sabe que ha sido purificada.

Celebrar la Cena del Señor con hermanos y hermanas en medio de la selva también fue un recuerdo que guardaré en mi corazón. Mientras recordábamos el sacrificio de Cristo juntos, me sorprendió lo asombroso que fue el Dios que llamó a hombres y mujeres de esta etnia para la alabanza y la gloria de Su nombre. Y pude sentarme y participar en un pedacito del cielo con ellos mientras recordábamos juntos a nuestro Cordero.

Una tarde hicimos una pequeña excursión a través del terreno selvático, en su mayoría virgen, para ver su sistema hidroeléctrico —toda la aldea tiene electricidad de esta manera, al menos una luz por cada casa—, además el Gobierno les dio a todos un pequeño panel solar para compartirlo entre dos familias. La casa en la que nos alojamos era bastante rústica, ¡pero incluso ellos tenían un televisor! Al principio, cuando emprendimos nuestra caminata,  me preguntaba por qué tanta gente había decidido acompañarnos…resulta, creo yo, que ¡se estaban asegurando de que hubiera al menos uno de ellos por cada uno de nosotros! ¡Probablemente en el caso de que tuvieran que cargarnos de vuelta a la aldea! Tuvimos que cruzar un río muy rápido varias veces y ascender por una colina muy fangosa, pero no fue algo terriblemente loco; no obstante, yo estaba muy agradecida por su ayuda.

 

 

El hermoso valle y la aldea abajo

El estanque que está arriba del sistema hidroeléctrico

Bajando del estanque sobre barro muy resbaladizo

La turbina muy simple con el generador dentro de la choza. Tiene un eje de madera que es reemplazado más o menos cada seis meses. ¡Este pequeño artefacto alimenta toda la aldea!

En el último cruce del río ellos me permitieron probar sus balsas.

Pero, una vez más, mi parte favorita probablemente fue sentarme en el porche a tomar té con los viejos veteranos mientras las lluvias de la tarde caían sobre el techo de hojalata, escuchando cómo a través de los años Dios había obrado milagros en sus corazones y milagros en las vidas de los que los rodeaban.

 

Viaje #2

1 de mayo, 2017

Para este viaje nos fuimos todos, incluso Finn; habría sido un poco difícil sin él, pero con él fue todo un suplicio; no puedo culparlo, tiene veintiún meses de nacido. Realmente no sabía qué estaba pasando, y probablemente pensó que nos habíamos mudado a otro planeta.

Lo primero que me gustaría señalar es que he reescrito la parte de mi cerebro que dice: los lugares de “solo helicóptero” son los más difíciles. No. Más remotos, sí; más caros, sí; más duros, no estoy tan segura. Probé lo del helicóptero en el último viaje; pones tus cosas en el helicóptero y después te sientas, y luego te dejan. Pero este viaje fue diferente; “es un viaje de cuarenta y cinco minutos en motocicleta desde un pueblo cercano”, dijeron ellos… A continuación lo “insincero” que eso puede ser…

Finn quedó extasiado cuando le dije que íbamos a ir a las montañas a visitar a su amigo. Creo que el entusiasmo lo mantuvo medio ocupado durante casi dos horas, además la interminable provisión de golosinas también lo mantuvo contento. Entonces la sinuosa carretera empezó a afectarnos a los dos, comenzó la náusea; él tampoco quería dormir, ambos derramamos muchas lágrimas. Finalmente, después de cinco horas, llegamos a un pueblo cercano y nos encontramos con el amigo que había bajado de la montaña a recibirnos. Comenzó a llover, por lo que él dijo que las moto-taxis estaban dudosas de llevarnos por el ascendente camino resbaladizo. Dos horas más tarde, finalmente nos montamos en la parte trasera de las motocicletas. Mucho barro, deslizamientos y terror en general se arremolinaban mientras ascendíamos colinas empinadas. Me alegra mucho que Payton hubiera cargado a Finn en un vehículo prestado; no creo que yo hubiera podido hacerlo. Después de cuarenta y cinco minutos de adrenalina y diversión, caminamos otro kilómetro, ascendiendo a través de la fangosa selva con parte de nuestras cosas a remolque. Cruzamos el arroyo inundado por encima de nuestras rodillas y finalmente divisamos su pequeña casa escondida en un claro no lejos del arroyo. ¡Fue una vista acogedora!

Estos nuevos amigos nos alimentaron, nos hospedaron, ¡e incluso compartieron su casa con nosotros! Nos sentimos muy bendecidos de poder conocerlos mejor, de adquirir un poco de experiencia en la selva, y sobre todo, de escuchar un poco sobre cómo Dios ha estado obrando en sus vidas y en su ministerio. Gran parte de lo que aprendimos en la capacitación estaba en papel. Pero de repente, con un viaje como este, todo tiene vida y rebosa de color, incluyendo los gigantescos y venenosos ciempiés y las enormes arañas.

 

Este animal es tan largo como mi pie, más grueso que mi pulgar, se mueve muy rápido y tiene una ponzoña abrasadora. Me alegró que solo viéramos uno.

No voy a mentir, no fue muy fácil ni cómodo, pero aprendí muchísimo. He descubierto que aprendo mejor cuando estoy fuera de nuestra zona de confort.

Estos chicos han elegido vivir con sencillez y reorganizar sus vidas para encajar mejor en su sitio de ministerio y en el equipo (ellos tienen compañeros de trabajo nacionales). Solo tienen un sistema de energía solar muy pequeño, un generador para tener un poco de electricidad en la noche y una lavadora, y no tienen nevera ni congelador. Parecía imposible funcionar así… entonces recordé, obvio, que ¡la mayor parte del mundo no tenía congeladores no hace mucho tiempo! Traje algunas ideas a casa para probarlas aquí en la ciudad, como un termo grande para el agua hervida (menos uso del recipiente para hervir el agua), platos y tazas de acero (livianos y durables), cocinar algo para el almuerzo y comer de lo mismo en la cena, volver a usar más mi olla a presión y, en general, apreciar las cosas que no necesitan refrigeración.

Finn estaba encantado de tener a su pequeño amigo cerca, y también a los dos chicos mayores. Le gustó especialmente la caja de arena y alimentar a los pollos. Le parecía muy divertido despertarse muy temprano, así como mantener a mamá y a papá despiertos durante la noche. Pero eso se debía más al hecho de que él no estaba durmiendo muy bien desde antes de que saliéramos y aún ahora tiene problemas para dormir en la noche otra vez. También tenía forúnculos que habían estado empeorando antes de que saliéramos, los cuales requerían que los limpiáramos. Un asunto desagradable, mucho llanto y compresas. También me convertí en una admiradora del ungüento del dibujo negro.

Nos alojamos durante tres noches y tuvimos la oportunidad de experimentar un poco la vida cotidiana de su mundo: educar a los hijos en casa, estudiar el idioma, gente pasando por allí, cocinar/comer sin una nevera, solamente dos horas de electricidad en la noche, iglesia, etc…

El descenso de la montaña fue mucho más angustioso que la subida; ni siquiera estaba lloviendo. Constantemente consideraba la probabilidad de que muriera en el descenso —o al menos que terminara gravemente herida. Resulta que me tocó un conductor con una motocicleta destartalada —podía escuchar las partes plásticas chirriando y nos sacudíamos cada vez que hacia el cambio a una marcha más corta. Calculaba que había una posibilidad del 50% de que la moto explotara en pedazos y resultara herida en el proceso, o que fuera catapultada de la moto mientras nos balanceábamos bajando por la ladera, ¡tratando de anticiparnos a la lluvia que se avecinaba! Solamente terminé exhausta con los músculos muy rígidos, por lo que me consideré inmensamente bendecida. Por otro lado, ¡Finn venía con Payton en una moto diferente y tomó una siesta de 20 minutos!

 

Estas fueron las partes donde tuve que caminar; me alegró. Las fotos no le hacen nada de justicia.

Cuando llegamos al carro, Finn ya sabía lo que nos esperaba. Gritaba así estuviera dentro o fuera del asiento de seguridad del auto; era como un animal salvaje. Después de horas de gritos, me las arreglé para que tomara una siesta de 45 minutos a medida que bajábamos el Camino de las Náuseas y entrábamos al valle mientras llovía a cántaros. Estaba muy emocionada de llegar a casa, a mis cubos de hielo y la nevera, y a la comodidad del hogar. Ignorábamos que las inundaciones iban a derribar una enorme torre y que estaríamos sin electricidad durante mucho tiempo….

Mantente atento la próxima vez para “lo que aprendí de ‘mati lampu’”…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

New Tribes Mission - Espanol

New Tribes Mission – Espanol