Primer día de clases

Publicado 3 de junio 2016 por Seth y Rochelle Callahan
<? the_title() ?>

16 de mayo, 2016

¡Tuvimos la primera clase de alfabetización en lengua iski el otro día! La jornada escolar comenzó como era de esperar: todos sonrientes y emocionados, todos los estudiantes vestidos con sus mejores ropas, y toda la población de nuestra aldea se alineó en la ‘plaza’ para estrechar las manos de los maestros y todos los estudiantes… oh, espera… ¿no esperabas eso? Sí, bueno, ¡nosotros tampoco! Déjame decirte: ¡estos chicos están tomando muy en serio todo este asunto de la alfabetización!

En aras de una información completa, es necesario decir que aunque fue una buena demostración de su entusiasmo por aprender, también existe un aspecto más profundo de esta “solidaridad comunitaria” que es triste. Una de las creencias fundamentales de la cultura iski es que ellos pueden asegurar la bendición sobre ellos y sus esfuerzos mediante manifestaciones de solidaridad y de unidad. Entre los iskis, los desacuerdos y la desunión se consideran como las causas principales de enfermedad, muerte y esfuerzos fallidos. Otro ejemplo relacionado con esta creencia es que la noche antes de la primera clase, cada familia de la aldea le trajo un plato de comida a cada uno de los estudiantes como una manera de decir: “No hay desacuerdo entre nosotros, y ahora este trabajo saldrá bien”.

En serio, esta gente tiene MUCHAS expectativas con este programa de alfabetización. ¡A tal punto que han hecho unas reglas para favorecerlo! Algunas personas dicen que durante las quince semanas que van a estar en el curso, a los estudiantes no se les debe permitir que ningún pariente ni visitante venga a quedarse con ellos.* Otros piensan que los vecinos ni siquiera se supone que deban visitarlos en las tardes, porque “podrían hacerles olvidar lo que están aprendiendo”. Incluso hemos oído rumores de que las parejas han sido presionadas a observar una completa abstinencia sexual durante todo el curso, o lo contrario supondría un gran riesgo para su éxito.**

He dicho antes que nuestra aldea se construyó con el único propósito de conseguir misioneros y escuchar la Palabra de Dios. Eso es totalmente cierto, pero a veces creo que cuando la gente en Occidente escucha eso, piensa que esta etnia de algún modo ha borrado todas sus creencias anteriores y ha empezado a vivir su vida en una especie de vacío dichosamente expectante, como si fueran lienzos en blanco a la espera de las primeras pinceladas del Evangelio, o algo así; en realidad no funciona de esa manera.

A pesar de que nuestros amigos iskis tienen un deseo profundo de que se les explique la Palabra de Dios, su realidad experiencial aún es interpretada por las creencias que les fueron transmitidas por sus antepasados. El Evangelio aún tiene que iluminar sus tinieblas, y muchas de sus motivaciones y suposiciones, acerca de lo que significará para ellos escuchar la Palabra de Dios, son torcidas y contaminadas por su cosmovisión actual.

Sus antepasados les dijeron que si seguían con exactitud las viejas costumbres entonces no tendrían que trabajar más y vivirían para siempre. Sus huertos crecerían como por arte de magia y sus cuerpos permanecerían para siempre jóvenes. Eso no ha funcionado bien para ellos, y están un poco cansados de las viejas reglas, por lo tanto, están muy emocionados por tenernos aquí, preparándonos para presentar un nuevo mensaje, pero para la mayoría de ellos, sus ojos todavía buscan un cumplimiento del futuro que sus antepasados prometieron.

Por consiguiente, a pesar de que NO CESAMOS DE DECIRLES que LA ÚNICA FUNCIÓN del programa de alfabetización es enseñarles a leer y escribir su propia lengua para que puedan leer las Escrituras que estamos traduciendo para ellos, todavía esperan más de él. Debido a que ellos han relacionado el programa de alfabetización con la enseñanza bíblica que vendrá un poco después, y han asociado la enseñanza bíblica con bendiciones materiales aquí en la tierra, de vez en cuando todavía oímos susurros emocionados acerca de que “por fin van a entrar en esta nueva enseñanza”, y que en breve “no tendrán que trabajar tan duro para vivir”.

Admitido, tener estudiantes convencidos de que su salud y su felicidad futuras dependen de su aptitud académica da lugar a una clase de muy buen comportamiento, pero a pesar de eso, no es una idea que estamos procurando reforzar. Por favor, sigue orando por nuestros amigos iskis a medida que avanzan hacia la meta de leer y escribir su propio idioma. Entre más personas haya que sepan leer cuando empecemos a enseñar la Biblia, ¡habrá más de ellos que podrán ayudar a los miembros analfabetas de la comunidad a repasar las lecciones y a entender el mensaje!

Ora también por Aurelie y Nisae, nuestras dos compañeras de trabajo impresionantes, quienes están a cargo de esta primera ronda de enseñanza. Ellas tienen naturalidad y están haciendo un trabajo increíble, pero ¡aún así es mucho trabajo!

*Catorce de los dieciocho estudiantes son adultos, por lo que las reglas son un poco diferentes de lo que un occidental podría encontrar en una escuela de secundaria local. ?

**Las creencias culturales de los iskis tienen las relaciones sexuales, aun dentro del matrimonio, como uno de los pecados más graves, y muchas de sus historias ancestrales catalogan este acto como el origen de numerosos infortunios de la vida.

 

 

Una respuesta a “Primer día de clases”

  1. Deborah dice:

    Gracias por compartirlo y por enseñarnos 🙂 orando por el equipo y por los Iskis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

New Tribes Mission - Espanol

New Tribes Mission – Espanol