Noticias del grupo étnico manjúi

Publicado 19 de febrero 2017 por Rosie Cochran
<? the_title() ?>

UN NUEVO TESTAMENTO TRADUCIDO, ESPERANZA ENTREGADA

1 de agosto, 2015

“Una mezcla de humo y polvo flotaba en el aire aquella tarde. Tres fuegos enormes estaban siendo preparados para el festín de celebración”, informó el misionero Jared Haynes. “[La gente] estaba esparcida y a punto de sentarse en el suelo fangoso. Estallaban peleas de perros a nuestro alrededor mientras el aroma de la carne cruda llegaba a las narices de estos canes medio muertos de hambre de los manjúis; en medio de este caos comenzó el canto”. Jared se sentía privilegiado de poder asistir a la dedicación del Nuevo Testamento en idioma manjúi.

Al terminar las canciones, el traductor de la Biblia, Gordie Hunt, pasó al frente de la multitud compuesta por más de 400 manjúis, ganaderos locales, y bastantes misioneros de NTM. Ausentes estaban los cientos, si no miles, de personas como tú que oraron y dieron con el fin de que llegara este día.

 

Esta celebración estuvo gestándose durante 40 años

Tanto tiempo, esfuerzo, sudor y oración dedicados a alcanzar este punto. Aquella tarde había una sensación de sobrecogimiento en el aire ya que los asistentes comprendían la importancia y la magnitud de la ocasión.

Gordie les pidió a las personas que participaron en el proceso de la traducción que se pusieran de pie mientras él hablaba. Como socio de oración o financiero de cualquiera de los misioneros de NTM, tú también estuviste con ellos.

El humo y el polvo en el aire fueron olvidados. El ruido de los perros se desvaneció en el fondo. Los ojos de los hombres que estaban de pie estaban fijos en los Nuevos Testamentos del idioma manjúi que tenían en sus manos, sus dedos hojeaban esas preciosas páginas. Si realmente escucharon lo que Gordie dijo no es claro. Pero lo que tenían en sus manos sí —porque era la Palabra de Dios.

Había más biblias para repartir, paquetes de Nuevos Testamentos en lengua manjúi; los pastores y líderes de esta etnia rasgaron las envolturas y empezaron a repartir biblias. Había una divertidísima mirada de asombro en los rostros de los manjúis mientras recibían la Palabra de Dios en forma escrita y en su propio idioma; fue un momento que será atesorado durante mucho tiempo.

El pueblo manjúi estará por siempre agradecido con Gordie por su dedicación y persistencia para traducir el Nuevo Testamento a su idioma. Siempre estarán agradecidos con todo el equipo misionero que trabajó a través de los años para evangelizarlos e impartirles el discipulado.

https://usa.ntm.org/data/FileManager/thumbnails/Uploads/Images/MissionNews/2015/08/P2P-1-quote_1441982256_1366x768.jpg

 

Los manjúis están agradecidos por tu asociación

A través de los donativos de socios como tú, los misioneros pudieron irse a vivir con la gente manjúi. Pudieron dedicar tiempo y esfuerzo a aprender el idioma y la cultura de esta etnia para enseñarles las verdades de la Palabra de Dios.

No solo compartieron el Evangelio con los manjúis, también les impartieron el discipulado. Y a través de donativos de socios como tú, hubo fondos para la impresión del Nuevo Testamento. Y este patrón se replica en todo el mundo.

 

Este es apenas uno de los muchos grupos étnicos que has bendecido

Se han llevado a cabo dedicatorias de Nuevos Testamentos entre los emberás de Panamá en el año 2011, entre los siawis de Papúa Nueva Guinea en 2013, entre los palawanos de Filipinas en 2014 y entre los waxes de Papúa Nueva Guinea en abril de este año. Y hay muchas más historias que podrían ser contadas de vidas transformadas e iglesias plantadas.

Nos sentimos honrados de tenerte asociado con nosotros mientras continuamos llevando la Palabra de Dios hasta los fines de la tierra. ¡Gracias por todo lo que haces!

 

LAS TRADUCCIONES DE LA BIBLIA SON CLAVES PARA EL CRECIMIENTO DE LA IGLESIA

https://usa.ntm.org/data/FileManager/thumbnails/Uploads/Images/MissionNews/2015/08/P2P-2-main_1441982263_1400x800.jpg

1 de agosto, 2015

A lo largo del año 2016 los misioneros de NTM prevén que se terminarán otras dieciocho traducciones del Nuevo Testamento en todo el mundo. Por cada una de esas traducciones, miles de horas y dólares son invertidos por equipos misioneros, compañeros de trabajo nacionales, otros misioneros, tales como consultores de traducción y misioneros de apoyo que trabajan entre bambalinas, iglesias y socios de ministerio.

Así como con el trabajo de Gordie Hunt entre el pueblo manjúi, la traducción de la Biblia es solo una parte de la evangelización y la enseñanza del discipulado a una comunidad. Por lo general, para cuando la traducción de un Nuevo Testamento se completa, ya se ha hecho mucho trabajo en otros campos:

  • A la gente se le ha enseñado a leer y escribir en su propio idioma, el cual nunca había sido escrito.
  • Han sido evangelizados usando las Escrituras traducidas a su propio idioma.
  • Se les ha impartido el discipulado a través del Nuevo Testamento en su propia lengua.
  • Se ha establecido una iglesia madura con líderes capaces, la cual se auto-sustenta y está preparada para alcanzar a otros.

La Palabra de Dios traducida y escrita es la clave para ver todo esto cumplido.

https://usa.ntm.org/data/FileManager/thumbnails/Uploads/Images/MissionNews/2015/08/P2P-2-quote_1441982271_1366x768.jpg

Pero las traducciones de la Biblia no son baratas. Hay que pagar salarios a los ayudantes de traducción tribales, los costos de los sistemas eléctricos de energía solar, hay que tener una “oficina” para trabajar, computadoras, grabadoras de audio, hacer impresiones, y más. A lo largo de los años que se requieren para traducir, un proceso de revisión exhaustiva con consultores de traducción garantiza exactitud y claridad. Pero a menudo ellos tienen que volar a estos lugares remotos en pequeñas aeronaves o helicópteros.

NTM estima que se necesitan quince años y $277.000 dólares para comenzar y terminar una traducción de la Biblia. Eso es mucho; pero representa el costo de $35 dólares por cada versículo traducido y todas las ayudas necesarias para que la gente lea y entienda ese versículo.

Vale la pena trabajar con el objeto de verlos evangelizados y con el discipulado. Vale la pena el gasto. ¿Vas a considerar la posibilidad de asociarte más a fondo con NTM para ayudar a traducir la Palabra de Dios al idioma de una etnia que no la tenga en su propia lengua con el objetivo de verlos alcanzados para Cristo? Tú puedes hacer la diferencia.

 

PELEAS DE PERROS, LODO Y LA VERDAD

https://usa.ntm.org/data/FileManager/thumbnails/Uploads/Images/MissionNews/2015/06/man-main_1434197459_1400x800.jpg

14 de junio, 2015

Había humo y polvo flotando en el aire. Estallaban peleas de perros mientras el aroma de la carne cruda que estaba siendo preparada para cocinar llegaba a las narices de estos canes medio muertos de hambre de los manjúis. Y aunque el sol brillaba, las lluvias del día anterior habían dejado el suelo húmedo y fangoso. Pero nada de esto importaba. La gente estaba sentada en el suelo fangoso, con una mirada de expectación en sus rostros. Hoy se iba a llevar a cabo una celebración; una celebración que estuvo gestándose durante cuarenta años.

 

Cautivados por la Palabra

Los recuerdos inundaban la mente del traductor bíblico Gordie Hunt mientras estaba de pie ante la multitud. Se había dedicado mucho tiempo y esfuerzo para hacer posible este día. Más de 400 personas de la etnia manjúi, ganaderos locales, y muchos misioneros de NTM estaban reunidos para la dedicación del Nuevo Testamento en idioma manjúi.

Mientras Gordie hablaba, los hombres manjúis que habían participado en el proceso de la traducción estaban de pie a su lado. Ellos fueron los primeros en recibir copias de los Nuevos Testamentos en su lengua. La mayoría de lo que Gordie dijo probablemente se perdió para estos hombres ya que sus ojos estaban cautivados por los Nuevos Testamentos que tenían en sus manos, con sus dedos estaban hojeando las páginas.

https://usa.ntm.org/data/FileManager/thumbnails/Uploads/Images/MissionNews/2015/06/man-quote_1434197468_1366x768.jpg

El gentío esperaba expectante, su atención estaba dividida entre lo que Gordie decía y las pilas de los Nuevos Testamentos envueltos en plástico. Y entonces llegó el momento tan esperado; los pastores y líderes de esta etnia rasgaron las envolturas y empezaron a repartir los Nuevos Testamentos.

 

El viaje continúa

Tan solo unas semanas antes, los creyentes manjúis habían dicho emocionadamente: “Pronto tendremos la Biblia impresa en nuestras manos”. Y ahora la tenían.

Pero el viaje no ha terminado. Mantén a los creyentes manjúis en tus oraciones. Ora para que lean fielmente Su Palabra y continúen creciendo espiritualmente.

 

CUANDO LAS COSAS NO SALEN SEGÚN LO PREVISTO

https://usa.ntm.org/data/FileManager/thumbnails/Uploads/Images/MissionNews/2015/05/_Gordon%20Hunt%20with%20Manjui%20NTs_1430849951_1400x800.jpg

Gordie Hunt con Nuevos Testamentos en el idioma manjúi.

3 de mayo, 2015

 

Aun los planes más cuidadosamente elaborados pueden salir mal

Las cosas no siempre salen según el plan —y generalmente eso es visto como algo malo; así que cuando te cuente que eso es lo que ocurrió con los Nuevos Testamentos en idioma manjúi, al instante podrás sentirte desesperanzado.

 

No conforme al plan

Y es cierto; las cosas no salieron de acuerdo al plan. Los Nuevos Testamentos no llegaron en la fecha determinada, y la empresa de transporte que los entregó cambió sus tarifas de envío después de hacer la entrega.

Pero realmente ¡no es para desesperarse!

En vez de llegar a tiempo, los Nuevos Testamentos de los manjúis llegaron dos semanas antes de lo que había prometido el editor. ¿Y el cambio de las tarifas de envío? Cuando se enteraron de que lo que había sido enviado eran biblias, la empresa eliminó todos los costos del envío.

 

El plan definitivo

“¡Seguimos alabando a Dios por cada pequeño milagro que Él hace con el fin de que los manjúis tengan Su Palabra en su idioma!” comentaron los traductores bíblicos Gordon y Nancy Hunt. “Estamos ansiando… llevar las biblias a la comunidad manjúi y celebrar con ellos el 17 de mayo. Los creyentes de esta etnia están tan emocionados como nosotros de que la Palabra de Dios esté toda en un solo volumen ahora, y están ansiosos por tener un ejemplar en sus manos”.

Las cosas no siempre salen según lo planeado. ¡A veces salen mejor! Por favor, ora por Gordon y Nancy mientras resuelven los detalles de la próxima celebración del 17 de mayo.

 

A VECES NO EXISTEN CIERTAS PALABRAS

6 de julio, 2014

https://usa.ntm.org/data/FileManager/thumbnails/Uploads/Images/MissionNews/photo1_07-06-14_1428597987_900x400.jpg

Gordie Hunt y un creyente manjúi trabajando en la traducción de la Biblia.

El trabajo de traducir la Biblia no es simplemente un asunto de intercambiar palabras. A veces no existen palabras o incluso conceptos en otra cultura y otro idioma. Eso es lo que Gordie Hunt afrontó cuando trató de verter la epístola de 2 Corintios al idioma de la etnia manjúi de Paraguay.

 

Un concepto desconocido

¿Cómo, por ejemplo, traducirías “Dios de toda consolación, el cual nos consuela” del capítulo 1, en una cultura donde cada persona se considera a sí misma el centro de su propio universo?

“¿Por qué querría ayudar a alguien más a que sea feliz, que se sienta bien, cuando lo único que importa soy yo?” preguntó Gordie. “La idea de cuidar y ayudar a otro hermano es desconocida”.

Después de orar y de pedir a otros que oraran, Gordie y sus ayudantes de traducción manjúis decidieron que la respuesta era un término poco usado: tika’peiliski –una persona que siente misericordia y ayuda a otros.

 

¡Eso hiede!

En el capítulo 2, Pablo habla del “grato olor de Cristo”, y más adelante, del “olor de muerte” y “olor de vida”. Pablo está hablando de incienso o tal vez de perfume –cosas que el pueblo manjúi nunca ha encontrado.

Pero después de orar y de pedir a otros que oraran con ellos, “descubrimos que la ilustración de un buen olor flotando en el aire no era una idea desconocida en absoluto. Lo que posiblemente vendría a su imaginación sería el olor de carne cocinándose o el aroma de flores floreciendo, en lugar de perfume, pero eso está bien”.

 

¿Hiciste qué, dónde?

Y luego están las cartas “escritas en nuestros corazones” del capítulo 3. Los manjúis “nunca habían visto papel hasta que nosotros llegamos”, comentó Gordie. Así que ahora podrían entender qué es una carta. Pero ¿cómo explicar qué es una carta escrita en las entrañas de alguien?

Fue necesario que Gordie trabajara estrechamente con los manjúis, especialmente con Sesa, su principal ayudante de traducción, y que tuviera un buen entendimiento no solo del idioma manjúi, sino de su cultura –su cosmovisión y su forma de pensar.

Pero más importante aún, la oración es vital para la tarea humanamente imposible de expresar claramente el mensaje de Dios en otra lengua. Es bueno ser llevados a recordar nuestra dependencia de Él.

 

PÁSENME EL ARMADILLO, POR FAVOR

25 de noviembre, 2013

https://usa.ntm.org/data/FileManager/thumbnails/Uploads/Images/MissionNews/2013/11/11-25_1428597984_900x400.jpg

Si los Peregrinos hubieran ido a Paraguay, y las personas de la etnia manjui, y no los wampanoags de Estados Unidos, se hubieran hecho amigas de ellos, Jamie y Char Hunt piensan que las comidas festivas actuales podrían ser bastante diferentes.

Un armadillo asado entero podría reemplazar fácilmente al pavo festivo, dicen ellos.

“Asado en su caparazón con capas de grasa, a diferencia del pavo, el armadillo tiene la garantía de que su carne nunca está seca”, informa Char. “Si uno puede superar el exterior peludo, el sabor es muy exquisito”.

La grasa del armadillo que se deposita en el fondo del plato hace las veces de salsa, añade ella.

“¿No eres un amante de las ensaladas?” pregunta Char. “Iwaset es un reemplazo que produce comezón”. Iwaset, explica ella, es una hierba que es molida en un mortero tallado a mano. Luego se coloca la pulpa en un tazón grande con sal, agua, ajís silvestres y fruta de cactus viscosa, explica Char.

Todo el grupo de amigos y familiares moja en el tazón comunal y “sorben la ensalada de hierba”. Char dice que esta ensalada deja un gustillo refrescante y una comezón en la boca.

“¿Tienes colesterol alto y tu dieta te impide tomar vasos grandes de ponche de huevo?” pregunta Char. Ella dice que el terere habría sido la bebida escogida por los Peregrinos. Esta bebida se prepara con las hojas de un arbusto y se sirve a temperatura ambiente, o caliente o fría. Se ofrece como una muestra de hospitalidad.

Char reflexiona un poco más. Si hubiera sido el manjui Tsel’ay’ el que se hubiera hecho amigo de los Peregrinos en lugar de Squanto, dice ella, el banquete de Acción de Gracias y las tradiciones de la semana pasada podrían haber tenido una apariencia muy diferente.

Pero también es cierto, añade ella, que los manjuis tampoco habrían tenido que esperar hasta el siglo 21 para oír el mensaje del Evangelio.

Jamie y Char Hunt están agradecidos por la oportunidad que Dios les ha dado de compartir Su Palabra con la gente manjui de Paraguay. Muchos otros grupos étnicos no alcanzados aún están esperando oír las buenas nuevas de Cristo. ¿Qué pide Dios que hagas en cuanto a esto?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

New Tribes Mission - Espanol

New Tribes Mission – Espanol