Noticias de Susie Locklin

Publicado 28 de Junio 2017 por Susie Locklin
<? the_title() ?>

Fiesta de idiomas

6 de junio, 2017

Ayer fue domingo. Normalmente voy a la iglesia. Sin embargo, se iba a celebrar una parte de un funeral para el hermano mayor del padre de mi familia anfitriona de la etnia vigué que había muerto aquí en la ciudad, por lo tanto, decidí ir allí antes de asistir a la iglesia (y puesto que la reunión de la iglesia dura varias horas, aún así pude escuchar una buena parte del sermón, a pesar de que llegué allí dos horas y media después de haber empezado el servicio). Así que aquí está la historia de cómo transcurrió mi día en lo que respecta a la lengua:

– Me levanté y hablé en INGLÉS con mis nuevos compañeros de equipo y nuestra otra huéspeda estadounidense que había pasado la noche.
– Fui al funeral y hablé principalmente en VIEMO, y un poco de JULA.
– Pasé por la casa cuando me dirigía a la iglesia y hablé en JULA con mi vecina de enseguida.
– Fui a la iglesia, donde se estaba predicando el sermón en FRANCÉS y era traducido al JULA. Sin embargo, yo escuché principalmente solo el FRANCÉS ya que tenía que traducir al INGLÉS para un hombre nigeriano que asiste a nuestra iglesia pero no habla FRANCÉS.
– Después del servicio de la iglesia hubo una reunión, por lo tanto, estuve charlando con amigos en JULA mientras esperaba a que empezara; la reunión se llevó a cabo en FRANCÉS.
– Luego llegué a casa y almorcé con los otros estadounidenses, hablando en INGLÉS.
– Después del almuerzo llevé a nuestra huéspeda estadounidense para que hiciera compras, y mientras estuvimos allí, hablé en INGLÉS con ella, en FRANCÉS con el tendero cuando quería que mi huéspeda entendiera, y en JULA cuando quería regatear el precio.
– Cuando volvimos a casa, platiqué en INGLÉS con mi huéspeda estadounidense, ¡y luego quedé lista para una siesta! ¿Será que este cambio de idiomas durante todo el día tuvo algo que ver con mi nivel de cansancio?

 

¡Están aquí!

14 de junio, 2017

He aquí una buena noticia: ¡nuestros nuevos compañeros de equipo, los Pryor, están aquí!

Tomamos una foto del equipo la semana pasada y entonces pensé en compartirla con ustedes.

De izquierda a derecha: Yo, Katy, Cameron, Gracia y Calvin (sus hijos), Tonnerre (el perro de Jen –aunque técnicamente no hace parte del equipo, quería estar en la foto), y Jen.

Gracias por orar por su llegada segura, ¡y por sus continuas oraciones por su permanente adaptación y aprendizaje!

 

Un poco a manera de gracia

17 de junio, 2017

Cuando hacemos viajes a Mi Aldea, Jen y yo nos quedamos con nuestras madres anfitrionas y sus familias porque nuestras casas no han sido terminadas todavía. Como tal, mi madre anfitriona me cuida y me suple lo que necesito –agua caliente para ducharme con un balde, comida, agua, etc. Todos los demás de la aldea tienen que trabajar duro para asegurarse de tener estas cosas, pero si quisiera (lo cual no quiero) simplemente sentarme y no ayudar con las tareas domésticas, aún así podría sobrevivir.

Sin embargo, si me conocen, sabrán que normalmente no me gusta sentarme y no hacer nada. En la aldea, ¡prefiero ayudar con cualquier cosa que estén haciendo! Hay muchas razones para hacer esto, incluyendo:

– Si solo me sentara allí, probablemente me quedaría dormida ya que me agoto en la aldea; manteniéndome activa me mantengo despierta. 🙂
– Quiero aprender a hacer las diferentes tareas que ellos hacen para que un día yo también pueda hacerlas por mi cuenta. Después de todo, pronto tendré mi propia casa. . .
– Quiero que se den cuenta de que no soy perezosa y que quiero ayudar, aunque no sepa lo que estoy haciendo.

Otra razón por la que quiero ayudar es para ser de bendición para ellos. Ellos hacen mucho por mí, lo MENOS que puedo hacer es ir a traer agua de la bomba, trillar maíz en el mortero, etc. Su vida es muy dura, y el hecho de que yo esté allí aumenta aún más su trabajo diario, así que es un gozo para mí poder ser de bendición para ellos y ayudarles en su trabajo.

¿No consiste en eso la vida cristiana también?

Muchas personas hacen “buenas obras”, no porque les produzca gozo, sino porque sienten que deben hacerlo a fin de “sobrevivir” a nivel espiritual. Tratan de satisfacer su necesidad de ser lo “suficientemente buenos” ante Dios. Pero para los que confiamos en la obra perfecta de Cristo en la cruz, sabemos que todo ya ha sido provisto para nosotros. No necesitamos hacer “buenas obras” para que nuestra buena posición ante Dios “sobreviva”. Por el contrario, Él ya ha provisto todo para nosotros, y podríamos cruzarnos de brazos y dejar que Él provea para nosotros. Aun si hiciéramos eso, Él proveería ya que es un buen Padre. Pero las razones por las que hacemos cosas buenas son para bendecir de vuelta a Dios; es como un “gracias” por proveer para nosotros, y para nosotros es una bendición y un gozo poder trabajar junto a Él, así como es un gozo poder trillar maíz con las damas de mi patio. ¿Tenemos que hacerlo? No, ¡en absoluto! Nosotros, a diferencia de todos los demás en el mundo, no necesitamos ganarnos nada. Todas nuestras necesidades ya han sido suplidas, y servimos a Dios solo por el placer de hacerlo.

(PD. La foto es de mi compañera de equipo Jen trillando arroz).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

New Tribes Mission - Espanol

New Tribes Mission – Espanol