LA SIGUIENTE GENERACIÓN

Publicado 11 de Agosto 2016 por Randy y Diana Smyth
<? the_title() ?>

1 de julio, 2016

¿Qué estás haciendo?

¿Por qué estamos trabajando para formar la próxima generación de misioneros que alcanzará las etnias que no saben nada de Jesús!

¡La eternidad es mucho tiempo para estar separado de todo lo que es bueno! Esto es especialmente cierto cuando la solución a nuestro problema de pecado, las buenas nuevas de Jesús, está tan fácilmente disponible.

Con la suprema autoridad en el cielo y en la tierra, Jesús nos dijo que fuéramos a enseñar a todos los grupos étnicos (Mateo 28:18-20).

Estamos en la cresta de una ola de una generación de misioneros que ha alcanzado con el Evangelio a más grupos étnicos no alcanzados que todas las anteriores generaciones juntas.

Sin embargo, todavía hay 2500 grupos étnicos que aún no han escuchado las buenas nuevas de Jesús. Nuestra meta es entregar el Evangelio a cada etnia y preparar a los que crean para que se unan a nosotros como embajadores de Cristo ante el mundo. Alcanzar a cada una requerirá años de constante dedicación y sacrificio. Ellos no oirán de la gloria de Dios y Su gracia por medio de Cristo hasta que los cristianos deliberadamente capaciten, preparen, apoyen y envíen a alguien que les hable.

Los obstáculos que hay que superar incluyen:

  • aprender una lengua no escrita,
  • descifrar una cultura extraña,
  • traducir la Biblia a un idioma que ellos entiendan,
  • enseñar a la gente a leer para que su fe esté arraigada en la Palabra de Dios,
  • desarrollar lecciones bíblicas en la lengua tribal,
  • enseñar a las personas que escuchen y
  • prepararlas para que enseñen a otros.

¡Dios le ha dado a esta nueva generación muchas herramientas y recursos para alcanzar a la gente de los lugares más remotos de la tierra! Incluso hace 100 años, muchos de los recursos que consideramos comunes no estaban disponibles para la mayoría de las personas.

Hoy día contamos con helicópteros, aviones, aerolíneas comerciales, botes, motores fuera de borda, motos acuáticas, barcos, ferrocarriles, camiones, automóviles y puentes para cruzar algunos de los terrenos más escarpados y vastos cuerpos hídricos. Tenemos una amplia gama de herramientas de comunicación y acceso a reservas de conocimiento que son exclusivas de nuestra generación. Tenemos conocimiento de la historia y la experiencia de otros, de los que podemos aprender a ser más eficaces que nunca. Podemos comunicarnos con expertos casi en cualquier lugar del mundo. Tenemos radios, teléfonos celulares, teléfonos satelitales, teléfonos inteligentes, computadoras, internet, correo electrónico, redes sociales, FaceTime, Skype. El sistema de navegación mundial por satélite [GPS por sus siglas en inglés] ha hecho fácil la navegación. El descubrimiento y la grabación de misterios han mejorado gracias a las cámaras digitales, cámaras de video de bolsillo, pequeños dispositivos de grabación de audio, cuadernos electrónicos, herramientas lingüísticas y bibliotecas con información sobre las culturas del mundo. La distribución de nuestro mensaje se ha facilitado por medio de biblias electrónicas, software para hacer traducciones, comentarios, software para la creación de videos, pantallas de televisión, proyectores de video, páginas web y distribución digital. Tenemos comodidades como medicamentos, estufas de gas, calefacción, agua caliente, bombas de agua automáticas, tubería de PVC, refrigeración, congeladores, aire acondicionado, ventiladores, colchonetas de espuma, electricidad, paneles solares, baterías, generadores, inversores de electricidad, mallas para las ventanas, mosquiteros, construcciones con madera contrachapada y techos de hojalata para hacer la vida más fácil que nunca a dondequiera que vayamos. ¿Alguna vez había sido  más fácil ir a vivir cerca de los confines de la tierra?

Lo que más necesitamos para alcanzar el mundo con el Evangelio sigue siendo lo mismo.

Necesitamos personas.

Necesitamos personas que estén dispuestas a hacer los sacrificios necesarios para hablarle a la gente que no sabe nada del Dios de la Biblia. Necesitamos personas que tengan una gran pasión por la gloria de Dios y las almas eternas de los no alcanzados.

¿De dónde vendrán esas personas?

La fe viene por oír la Palabra de Dios, la cual es anunciada por mensajeros que son enviados.

Vendrán de núcleos de personas que están haciendo discípulos y preparando a los santos para la obra del ministerio.

Provendrán de comunidades cristianas donde la gloria de Dios se revela fielmente, donde se da a conocer cuidadosamente Su corazón por los grupos étnicos no alcanzados, y donde el sacrificio personal por Su gloria, a cambio de tesoros guardados en el cielo, se hace común.

¿Cómo se involucrarán en la plantación de iglesias fecundas entre los grupos étnicos no alcanzados?

Alguien debe hablarles de las necesidades y las oportunidades. Alguien debe pedirles que se involucren.

Ahí es donde entramos nosotros. Nuestro ministerio es encontrar y enviar misioneros. Un grupo de cristianos hace posible que nosotros dediquemos nuestro tiempo y energías con el fin de involucrar a la siguiente generación de maestros bíblicos y plantadores de iglesias que alcanzarán a los no alcanzados. Ellos hacen posible que informemos, inspiremos e invitemos a la próxima ola de misioneros.

Estamos buscando la próxima ola de personas que dedicarán sus vidas a alcanzar a los no alcanzados. También estamos buscando iglesias que los envíen y los apoyen, estamos buscando personas que contribuyan con su educación y habilidades para ayudar a que ellos tengan éxito, y estamos buscando obreros voluntarios, a largo y corto plazo, que aceleren el trabajo de ellos.

Oramos para que el latido del corazón de nuestro Salvador y el clamor de las almas no alcanzadas penetren en el ruido de las buenas cosas que llegan a los oídos de personas con corazones dispuestos (véase Éxodo 35); luego, por fe en la Palabra de Dios, irán.

Gracias por ayudarnos para que nosotros los ayudemos a ellos a oír.

“Y les decía: La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies”  Lucas 10:2.

 

2 respuestas a “LA SIGUIENTE GENERACIÓN”

  1. Jared Nahum Gradiz Moreno dice:

    Hola,Dios los bendiga.
    Mi nombre es Jared Gradiz,soy un joven de 25 años de edad.Bueno les cuento que hace un tiempo Dios me he esta llamando a la gran comisión de (IR) y pues estoy dispuesto a tomar el desafío y por el momento he estado orando y preguntando a Dios que debo hacer,estoy buscando ayuda y tocando puertas en diferentes entidades misioneras encargadas de capacitar y enviar a misioneros.He aquí porqué les escribo.
    Espero una respuesta de su parte.

    Jared Gradiz

    Saludos

  2. steve dice:

    Hola Jared,
    Nos alegra leer tu respuesta. Estaremos en contacto contigo por correo electrónico. Que sigas siendo sensible a la dirección del Señor en tu vida. Hay que trabajar mientras tenemos oportunidad!
    Bendiciones, Esteban

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

New Tribes Mission - Espanol

New Tribes Mission – Espanol