EL REGALO DE REGALOS

Publicado 25 de enero 2017 por Tim y Andrea Ullum
<? the_title() ?>

Recordando el Regalo de regalos

1 de enero de 2017

Sentado en círculo, un grupo de unas doce o trece personas estaban discutiendo algo de gran importancia. Como siempre, la canasta normal de nueces de areca y limas estaba disponible, y también un paquete de cigarrillos al alcance de cada hombre adulto; pero en esta ocasión particular sólo había café y arroz. El arroz había sido hecho especialmente para esta ocasión, recién cocinado en bambú, con grasa de cerdo y leche de coco. Este tipo de reunión no es anormal para estas personas sencillas de una aldea pequeña del río Jelai.

Desde la distancia, uno podría ver a este pequeño grupo de personas reunidas y hablando en la casa de alguien más, como el más común de los eventos. Sin embargo, si nos acercáramos y escucháramos la conversación, nos daríamos cuenta de que lo que se está discutiendo no son chismes comunes de la aldea. No, es la historia de las historias, la venida del Rey prometido, la que está llamando la atención de esta docena de aldeanos. En lugar de ser una reunión común, este tipo de rememoración tal vez nunca se había llevado a cabo en este sistema fluvial.

No me malinterpreten, la Navidad y el Año Nuevo son bien conocidos en esta zona. Sin embargo, existe una gran diferencia entre cómo celebra la Navidad la mayoría y cómo se celebra en esta reunión sencilla. La Navidad ha llegado a ser conocida por ser un tiempo para pasar el rato, beber, e inevitablemente emborracharse. Antes que se conociera popularmente la Navidad, había kembaaruan y sapat taun. Estas eran, y siguen siendo, ceremonias de la aldea que ocurren alrededor de esta época del año. Cuando la Navidad llegó a esta zona, con poco o ningún significado para la gente en general, con el tiempo se amalgamó con estas otras ceremonias.

Cuando nos sentamos con estos hermanos y hermanas en Cristo, recordando juntos la narración sobre la visitación de un ángel y un viaje no planeado; la maravilla del parto y el llanto suave de un bebé; las señales en los cielos para los ricos y los pobres, para los que estaban cerca y los que estaban lejos; aquellos que adoraron al niño y aquellos que conspiraron para matarlo; la maravilla y el poder de las buenas nuevas transformadoras de gran gozo para toda la gente, estaban en exhibición.

 

Titus sintiéndose cómodo con nuevos amigos

Para mí lo más destacado fue cuando un hermano concluyó: “No es solo que hemos recibido vida eterna para después de la muerte, sino que también hemos recibido nueva vida ahora mismo”. Para mí este momento resumió lo que celebramos en cada Navidad. ¡Jesús es el regalo que excede a todos los demás!

Las últimas noticias sobre el papeleo de nuestro pequeño hombrecito son que no tuvimos que salir del país para obtener otra visa porque el proceso se ha iniciado para él en este período de nuestro servicio misionero. Estamos agradecidos por tener que viajar menos, pero es probable que tengamos que salir a la ciudad en algún momento de este mes cuando seamos notificados, para firmar su visa. Gracias por orar durante este proceso.

 

Reunidos con viejos amigos

Tuvimos una Navidad y un Año Nuevo muy agradables y tranquilos aquí en la aldea. Tim y las niñas participaron en el juego anual de jalar la cuerda en Año Nuevo, ¡siempre es un evento divertido! Disfrutamos de varias noches especiales con nuestros compañeros de juegos: cantamos, escribimos y recitamos poemas y tuvimos regalos divertidos para ayudarnos a celebrar. Estamos muy agradecidos por tener buena salud últimamente y porque ¡Titus (de casi cinco meses) se está adaptando bien a la vida de la aldea y al calor! Incluso recibió su primer machete que heredó del niño pequeño de nuestros compañeros. No se preocupen, es solo un juguete de madera.

En Su gracia suficiente,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

New Tribes Mission - Espanol

New Tribes Mission – Espanol