El panorama general

Publicado 15 de Septiembre 2015 por NTM

16 de febrero

“¿Qué están haciendo otra vez?” y “¿Cuánto tiempo estarán allí?” son dos de las preguntas que más nos hacen desde que nos enrolamos en la labor de plantación de iglesias en un grupo étnico no alcanzado del Pacífico Asiático (PA). En un intento por aclarar, o tal vez sólo por arrojar un poco de luz sobre la tarea que tenemos por delante, queremos darles una visual* para ayudar:

¿Están abrumados? Bueno, ¡ésa era la meta! Espero que puedan ver que esta tarea imposible que acaba de ser puesta cuidadosamente dentro de cajas negras para tener un efecto manejable y limpio. De hecho, es todo lo contrario —todo va a estar sucio. Basta con mirar las cantidades de tiempo debajo de cada foto… ¡termina uno utilizando los dedos para contar! Es una tarea del tamaño de Dios, y sería absurdo suponer que nosotros (los Downing) podremos llegar muy lejos, y mucho menos hasta el final del camino por nosotros mismos. He aquí el porqué:

  • No somos super-héroes
  • No tenemos cuerpos inmunes a las enfermedades
  • No somos genios ni eruditos de la lengua
  • No siempre estamos en óptimas condiciones, etc, etc…

Y cuando iniciamos esta travesía hace unos años, Dios nunca nos llamó a hacerlo solos. Al principio, podríamos haber sido tentados a pensar que íbamos a salvar el mundo. Casi dos años de capacitación transcultural nos han curado de eso. Dios usa la debilidad; si antes no pensábamos que éramos débiles, es muy evidente ahora. Y no decimos esto para presentarnos bajo una luz de falsa humildad o alguna teología del gusano. Permítanme aclarar:

  • Fuimos llamados por Dios y se nos encomendó esta tarea
  • Fuimos bien preparados por NTM
  • Estamos emocionados por ir al PA
  • ¡Sabemos que Dios hará algo increíble!
  • Vamos a desempeñar un rol activo en la plantación de iglesias (Si el Señor lo permite)

Sin embargo, sigue siendo una tarea del tamaño de Dios que parece imposible. Incluso a  veces nos abruma y nos preguntamos: “¿Por qué nos volvimos a enrolar en esto?” Pero Dios nos ha convencido que Él era/es la fuente de nuestra “comisión”. Él dejó en claro que Él quería que fuéramos encaminados en esta dirección, por lo tanto, podemos avanzar con seguridad, incluso cuando las cosas no son ideales.

Ahora, si Dios quiere que hagamos algo, ¡Él siempre proporciona los medios y la fuerza para hacerlo! No me malinterpreten, ambos tenemos fuerza de voluntad y determinación personal, pero no del tipo que dura 20 años ni dura en medio de la malaria cuando uno está nostálgico, echando de menos la Navidad, las bodas y el nacimiento de nuevos bebés. Y ¿qué pasa si la gente con la que estamos trabajando empieza a sacarnos de quicio? Sin duda eso va a pasar porque sucede aquí en nuestro propio contexto. La fuerza de voluntad personal sucumbe rápidamente cuando uno suma todas las cosas repugnantes, ¿verdad? Dios está diciendo: “¡Muy bien, ahora que te has dado cuenta que no eres suficiente, puedes recurrir a Mí y absorber el tipo de fuerza que realmente puede producir algo hermoso en medio de todo este caos”.

La meta de todo esto, incrustada en nuestros corazones por el Espíritu Santo, ¡es darle a Él la gloria! Ya sea que tengamos éxito o que fracasemos según los estándares terrenales, buscamos en Dios nuestra confianza, sabiendo que somos recompensados con base en nuestra labor, los resultados dependen de Él. Pero, por otro lado, Dios tiene un medio en que le gusta hacer las cosas, el cual hoy día es el Cuerpo de Cristo, o la Iglesia. Dios quiso que la Gran Comisión fuera llevada a cabo por el Cuerpo. ¡Los necesitamos!

Todos estamos tomados de las manos cuando entramos en el avión. Es una especie de cadena invisible de personas, vinculadas por nuestras relaciones, recursos, y la oración, que se extiende a través de todo el mundo hasta el PA y desciende dondequiera que terminemos. Y así es como Dios lo ve; cada uno de ustedes que ha vertido en nuestras vidas de alguna manera (amor, capacitación, oración, recursos, ánimo, etc.) es parte de la labor de sembrar juntos un campo. Somos una extensión del Cuerpo, invirtiendo juntos en el Reino de Dios; y un día ¡recogeremos juntos una cosecha! Y para nosotros realmente es imposible estar en el otro extreme sin esa cuerda de salvamento.

Espero que capten la enormidad de la tarea, pero al mismo tiempo que no pasen por alto el hecho de que Dios no está sorprendido ni intimidado por lo que está delante. ¡Él se deleita en hacer cosas IMPOSIBLES!

El panorama general

Vamos a darles una breve descripción de cada parte del cuadro grande. La siguiente línea de tiempo nos da una idea aproximada de todo lo que compone un esfuerzo de plantación de iglesias entre un grupo étnico que no tiene la Biblia. No hay dos esfuerzos de plantación de iglesias iguales, así que un proceso puede tardar más de lo común, o puede ser más corto. Y estos párrafos de ningún modo son exhaustivos; podremos escribir más a medida que lleguemos a cada nueva etapa del viaje.

La iglesia local

Si ustedes no estuvieran seguros sobre la participación de la iglesia local, sería bueno volver a ver el dibujo de Isaiah. NTM existe para ayudar a la iglesia local a enviar su gente. Tenemos el apoyo de algunas iglesias sorprendentes; para nosotros es muy importante estar bajo la guía y el cuidado de los ancianos y líderes de las iglesias que nos envían. Somos responsables ante ellos y necesitamos sus continuas opiniones y sugerencias. Ha sido muy bueno ver a Dios confirmándonos en nuestro camino ya que hemos estado recibiendo consejo de nuestros líderes de la iglesia, aun desde antes de la capacitación.

Capacitación bíblica

Una parte de un esfuerzo de plantación de iglesias es la traducción y la enseñanza de la Biblia. La capacitación bíblica era una necesidad; pudimos estudiar la Biblia de manera fundamental y cronológica con NTM, de un modo similar a cómo la enseñaremos a otros en el futuro. Pero gran parte de nuestra capacitación bíblica también ha provenido de nuestras iglesias, ya que ellas han seguido preparándonos y capacitándonos fuera de nuestros estudios formales.

CCM

Hay muchos elementos que dificultan bastante la plantación de una iglesia en un grupo étnico no alcanzado, lo cual significa que se necesita de un poco de capacitación/preparación para cumplir con la tarea. Pasamos un año y medio en una capacitación especializada [con NTM] con el fin de prepararnos para trabajar en un ambiente transcultural y con la meta en mente de plantar iglesias. ¡Su programa es de primera clase!

Desarrollando un grupo de socios del ministerio

Estamos planeando salir en abril de 2015, pero tenemos que tramitar visas, conseguir apoyo, vacunas, empacar, y hacer mucho papeleo antes de despedirnos. También estamos pasando tiempo con las iglesias que nos envían y seguimos pasando tiempo con la gente antes de irnos por cuatro años. Esto es muy parecido a establecer un “equipo de apoyo” mientras estamos aquí en Estados Unidos, lo cual es absolutamente indispensable tener en su lugar antes de irnos. ¡Estamos emocionados por ver a quiénes está guiando providencialmente el Señor a unirse a nosotros en este ministerio!

La cultura y la lengua nacional

Éste será nuestro primer idioma nuevo y será una verdadera curva de aprendizaje. Tenemos que ser capaces de comunicarnos con la gente de nuestro país anfitrión, ya sea con el gobierno o participando en la iglesia nacional. Fomentar amistades significativas en una nueva cultura puede ser difícil, ni qué decir de aprender a vivir en un nuevo lugar. Durante esta etapa de nuestro ministerio, nos relacionaremos con las iglesias locales del Pacífico Asiático que respaldarán el trabajo de plantación de iglesias junto con nosotros.

Formación de un equipo/asignación tribal

Trabajo de reconocimiento –cargar mochila, reunir información, volar a distintos sitios

Selección de un equipo -idealmente, debe contener tres unidades y ser personas que están pensando en asociarse a largo plazo

La instalación –Tendremos que establecer unas condiciones de vida donde tengamos que pasar todo nuestro tiempo sobreviviendo. Vamos a sacar provecho de la tecnología disponible, la cual nos ayudará a pasar el tiempo limitado de cada día en el ministerio mismo. Por ejemplo, instalaremos un sistema de agua corriente en nuestra casa, versus acarrear el agua en cubetas de 5 galones. Utilizaremos tecnología de paneles solares para aliviar un poco el nivel de “supervivencia” y eso nos liberará para ser más productivos en el ministerio.

La cultura y el idioma tribal –tiempo de estudio

4 niveles de evaluaciones del idioma
-cantidades de sustantivos (piedra, árbol, mano, etc.)
-frases y oraciones (el niño lanzó una piedra)
-párrafos/diálogos (conversación normal)
-conceptos abstractos (explique quién es Dios y Sus características)

En cualquier lugar esto tardará de 10-12 horas diarias de duro trabajo durante al menos 2 años, quizá más, para adquirir fluidez y poder enseñar. También tendremos que estudiar la cultura porque el significado de las cosas está ligado a la cosmovisión –por qué uno “hace lo que hace”. El trabajo médico también puede desempeñar un papel en mostrar el amor de Cristo aun antes de poder hablar la lengua.

Preparación para enseñar

Una vez que tengamos la suficiente fluidez para enseñar, el idioma tendrá que ser puesto en forma escrita (un alfabeto escrito). Éste es el punto donde se puede desarrollar un programa de alfabetización y el traductor puede empezar a traducir la Biblia nativa. Entre otras cosas, la alfabetización permitirá que la gente esté lista para seguir adelante con las lecciones bíblicas y para leer la Palabra de Dios por sí misma. En cuanto al desarrollo de lecciones y la traducción de la Biblia, las lecciones que se enseñan se preparan casi textualmente, lo cual también significa que la traducción de pasajes claves de la Biblia debe ser completa, antes de poder empezar.

La evangelización

Según esta línea de tiempo, en este punto podríamos tener 12 años en el ministerio y aún no haber empezado a enseñar la Biblia. ¿Misioneros malos, o esto es por patrón?

NTM usa un método de enseñanza fundamental, empezando en Génesis 1:1 y haciendo todo el recorrido hasta llegar a Cristo.

El carácter de Dios se introduce a través de Génesis y las historias del Antiguo Testamento. Es un buen método porque la gente a la que estamos ministrando probablemente no tendrá un concepto del Dios de la Biblia. Esto también ayuda a introducir el mensaje general de la Biblia sobre el plan de Dios de redimir a la humanidad perdida para Sí mismo –la historia culmina con la persona y la obra de Cristo.

La iglesia infante

Por la gracia de Dios, ¡podemos llegar a ver el nacimiento de una iglesia entre un grupo étnico no alcanzado!

Pero después de compartir el mensaje del Evangelio, el trabajo está lejos de terminar. Habrá cristianos recién nacidos que necesitarán ser nutridos y cuidados. Y hasta que haya hombres maduros que sean capaces de guiar la iglesia y pastorear el rebaño por sí mismos, tendremos que seguir enseñándoles e impartiéndoles el discipulado (a través de las Escrituras del NT). Esto significa que se necesitará más trabajo de traducción.

El desarrollo de la iglesia

Durante este tiempo se llevará a cabo gran parte del trabajo de traducción de las escrituras del Nuevo Testamento, y se desarrollará un plan de estudios bíblicos para la joven iglesia a medida que ésta crece hacia la madurez. También impartiremos el discipulado a los hombres fieles que Dios esté guiando a ser ancianos de la iglesia.

*Nota: a lo largo de nuestro tiempo en el ministerio, tendremos consultores de NTM para ayudar a nuestro equipo misionero en todos los aspectos de la obra —desde el aprendizaje del idioma hasta los retos del programa de alfabetización, así como talleres de traducción y ayudas. Éste es otro aspecto que ilustra que no podemos sacar adelante esta enorme tarea por nosotros mismos.

La iglesia que madura

La meta final es que finalmente “nosotros nos salgamos de la obra”, por así decirlo. Sabremos el tiempo de esto cuando surjan hombres piadosos como ancianos para guiar la iglesia hacia la madurez. La iglesia debe ser saludable en el sentido de que también sea capaz de difundir las buenas nuevas del Evangelio y hacer discípulos, alcanzando a las personas que les rodean. Ésta es la meta final que tenemos en mente hoy, lo cual significa que todos nuestros esfuerzos en el presente se están haciendo con este fin.

¡Todo este proceso puede tardar 25 años!

En algún momento, las escrituras del Antiguo Testamento también deben ser traducidas. Generalmente, sólo se pueden traducir porciones debido a que el AT es tan grande y la vida es tan corta. Ayudas escritas para estudiar la Biblia puede ser una manera en que nosotros podremos seguir ministrando a la gente desde lejos.

Los comentarios están cerrados.

New Tribes Mission - Espanol

New Tribes Mission – Espanol