Últimas noticias del ministerio de Katie Moore

Publicado 8 de octubre 2017 por Katie Moore
<? the_title() ?>

El amor

10 de junio, 2017

Recientemente, mientras leía el famoso capítulo del amor en 1 Corintios, me di cuenta de que, debido a la familiaridad de las palabras, simplemente estaban resbalando sobre mí sin sentido. Decidí tomar cada versículo y pensar en lo que significaría para mí vivir esas palabras; lo que sigue es el resultado de esas reflexiones. Este escrito no pretende ser una paráfrasis o incluso un comentario; es una reacción personal y algo con lo que Dios me está desafiando. Tuve la oportunidad de compartir estas ideas en nuestra conferencia del campo misionero, y muchos me pidieron las notas después, por eso decidí publicarlas aquí. Espero que estas ideas te reten a pensar en lo que significa el amor en tu propia vida.

**********************

Así de importante es el amor:

Si pudiera hablar el nahuatl a la perfección, y pudiera recitar los veinticuatro verbos-sílabas sin interrupción, y pudiera decir trabalenguas como “tishkitskiliski”, y pudiera impresionar a mi ayudante de idioma con mi agudeza mental y mi buen oído, pero no la amo a ella, entonces sonaría como alguien que mastica su chicle con la boca abierta o que desliza sus uñas por la pizarra; sería mejor si me callara.

Si tuviera el tipo de discernimiento que viene de Dios y pudiera comprender los misterios profundos de la fe, y no tengo amor, entonces esa sabiduría impresionante no vale nada.

Si tuviera la fe suficiente para decirle a la gente de Las Moras que Dios es el que envía la lluvia, durante la peor sequía de los años, y si me atreviera a decirle a la mujer cuya mano estoy sosteniendo —de la cual estoy bastante segura de que va a morir— que Dios puede sanarla… si mi fe fuera así de impresionante, pero no amo a aquella cuya mano estoy sosteniendo, eso hace que mis palabras carezcan de valor; eso me convierte en nada.

Si fuera lo suficientemente generosa como para darles el pan que acabo de sacar del horno a unos niños que vinieron a visitar, pero no los amé mientras les pasaba rebanadas, es algo inútil. O aún más duro, si fuera lo suficientemente generosa como para dar cinco horas de mi tiempo con el fin de ayudar a mi vecina a enjarrar (repellar las paredes) su casa, pero no la amé mientras trabajaba, entonces no soy mejor que si le hubiera cerrado la puerta en su cara o hubiera guardado mis cosas en graneros como el hombre rico.

Si no me preocupara por mí y estuviera dispuesta a morir en un accidente de camión al lado de la carretera de la montaña, o en una lluvia de balazos de un tipo borracho cerca de nuestra casa, o en una transacción de narcos que salga mal… todo por amor del Evangelio, pero no amo a la gente que necesita el Evangelio, entonces mi muerte sería inútil.

Así de importante es el amor. Ahora permítanme dar unos ejemplos de cómo es el amor:

El amor se pone feliz de ver al cuarto visitante en la puerta, incluso antes de tomar el café. El amor se siente feliz de ver al séptimo visitante que llega justo durante el almuerzo. Y al decimoséptimo que llega justo a la hora de la cena. El amor ciertamente no rezonga con exasperación a la misma persona que vuelve tres veces seguidas, porque en cada ocasión olvida pedir un pequeño favor; después de todo, el amor es paciente.

El amor no se burla interiormente de las personas que son socialmente molestas, y el amor ciertamente no hace chistes acerca de ellos con sus amigos. El amor no es tonto; el amor es amable.

El amor no envidia cuando los compañeros de trabajo tienen mejor apoyo económico o artefactos más chéveres, o iglesias que se interesan más por ellos. El amor no es lo suficientemente mezquino como para disgustarse cuando alguien saca un puntaje mayor en una evaluación del idioma. El amor no olvida que todos somos hermanos y que sus victorias son una victoria para la familia. El amor no tiene envidia.

El amor no tiene una opinión alta de sí mismo; no considera ningún trabajo insignificante, ni siquiera lavar los platos. El amor no deja que me considere tan indispensable para el equipo que me cause preocupación pensar en cómo seguirían sin mí. Si me creo necesario, entonces no he entendido cuál es la fuente de mi fuerza. El amor nunca actuaría de esa manera porque el amor no es arrogante ni jactancioso.

El amor no permite que el sarcasmo dé golpes bajos. No habla mal de sus compañeros de trabajo con otros; no se exaspera con su madre, aunque sea un hijo adulto. Después de todo, estas cosas no son halagadoras para aquellos que llevan el nombre de Cristo; y el amor no es impropio.

El amor no se pone tenso respecto a si logró hacer lo que quería en la internet antes de que todos los demás consumieran el límite diario; ciertamente no sería así de egoísta. El amor no trata de impresionar a la gente (ni siquiera a quienes apoyan su ministerio) ni de manipular las circunstancias a su favor; no, el amor no busca lo suyo.

Al amor no le importa si le tocó sacar la basura las últimas diez veces seguidas; lo hará felizmente la siguiente vez. El amor no repara en que siempre es el que pide perdón en una relación y se pregunta por qué la otra persona nunca siente esa necesidad. El amor sabe que esas hojas mentales de la cuenta son la muerte de la comunión. Es imposible enfadar al amor porque este no se deja provocar.

El amor supone lo mejor de los comentarios de sus compañeros de trabajo; aún más, si ese compañero hizo ese comentario con INTENCIONES negativas, no importa, porque el amor no presta atención a esas cosas. El amor no toma en cuenta un mal sufrido.

El amor no hace bromas crudas o comentarios desagradables. No halla placer en los chismes, ni siquiera con aquellos que se etiquetan como peticiones de oración. El amor no puede disfrutar oyendo eso porque no se goza de la injusticia.

El amor no se molesta al ser criticado. Aprecia las heridas del que ama, sin importar lo difícil que sea oír, porque el amor siempre elogia la verdad.

El amor no se da el lujo de salirse de sus casillas; reacciona con calma cuando la ahijada pide el quinto favor en igual número de días; el amor todo lo soporta.

El amor se somete con calma en todas las circunstancias porque confía en que todo de la mano de Dios es bueno; el amor todo lo cree.

El amor no da por perdido ningún caso. De hecho, tiene la confianza de que incluso Pancha, la persona más dura, más terca y más manipuladora de Las Moras, será salva. Y ciertamente el amor no se olvida de orar por ella, esperando recibirla pronto en la Familia; el amor todo lo espera.

Para el amor está bien estar enfermo, incluso durante mucho tiempo. El amor ciertamente no se irrita cuando no se siente tan fuerte, ni tan inteligente ni tan capaz; recuerda que la Fuente es fuerte, completa, sabia y poderosamente capaz; el amor todo lo soporta.

Esto resume lo asombroso del amor: nunca deja de ser. Escuchen, los otros buenos dones que Dios nos ha dado aquí en la tierra para servirle y glorificarle, algún día serán inútiles. Ya no habrá razón para profetizar, porque el futuro habrá llegado. No habrá necesidad de conocimiento, o por lo menos del conocimiento que tenemos ahora, porque es solo parcial y será remplazado por un tipo de entendimiento más perfecto.

Pensemos en cómo era cuando éramos niños; teníamos nuestros deseos, nuestros pensamientos y nuestras conversaciones inmaduras, pero cuando crecimos, hicimos todas esas cosas a un lado. Así será cuando estemos viviendo a tiempo completo con el Padre. Las cosas que pensábamos que veíamos claramente, se verán completamente diferentes. Las cosas que pensábamos que sabíamos, serán entendidas de otra manera. En efecto, nosotros mismos conoceremos el gozo de finalmente ser entendidos completamente por primera vez.

Así que aquí hay un ejemplo de cómo afectará el futuro tres cosas buenas: la fe, la esperanza y el amor. La fe será inútil porque las cosas en que estábamos confiando, sin verlas, serán completa e innegablemente expuestas ante nuestros ojos. La esperanza será innecesaria porque las cosas que anhelábamos y esperábamos que sucedieran, realmente ocurrirán; pero el amor permanecerá. Será un tipo diferente de amor que nunca hemos conocido porque no será atascado por todo el pecado, el egoísmo y otra basura que lo empaña aquí, pero no terminará, no fallará, no decepcionará; el amor es eterno. El amor es necesario en cada don y talento; en realidad esta es la parte de lo que hacemos que cambia la madera, el heno y la hojarasca de “obras” en el oro del verdadero servicio.

 

Una vida de aventura

30 de agosto, 2017

Como C.S. Lewis nos recordó, las aventuras nunca son divertidas cuando estás experimentándolas. Y aunque es probable que todos diríamos que estamos esperando una vida de aventura, en la mayoría de los días me encuentro anhelando algo un poco más rutinario.

En las últimas semanas he escrito materiales de alfabetización en mi tercer idioma, incluyendo historias que solamente utilizan cuatro sílabas. En serio, me siento como el doctor Seuss [autor estadounidense de libros infantiles] de la lengua nahuatl.

He tratado a un niño que se cortó dos dedos con un machete. Luego le dije a mi compañera de trabajo que en mi próximo año sabático me gustaría tomar un curso sobre tratamiento de heridas y cómo suturar. Si alguien me hubiera dicho hace siete años que yo diría algo así me habría reído en su cara. A mí no me pidan que haga nada relacionado con heridas o con sangre.

 

Los médicos no han estado en la aldea durante más de un año, lo que significa que nuestro equipo tiene que ayudar con las necesidades médicas más a menudo.

He hecho una lectura minuciosa de las lecciones bíblicas y he corregido la ortografía basada en las reglas que he creado; aún así, a veces me siento confundida.

He hecho centenares de fotocopias de certificados de nacimiento y de documentos de identidad del gobierno. He copiado música de la gente de un celular a otro.  He recargado radios, linternas, teléfonos, reproductores de DVD, y equipos estereofónicos que la gente ha traído a nuestra casa, la cual es una de las pocas casas de la aldea que tiene energía eléctrica. He prestado mi computadora a gente que necesita hablar con alguien de la ciudad, y he enviado correos electrónicos de personas que no saben escribir.

 

Copiando archivos de audio de la Biblia y las lecciones en unidades flash y mini SD.

He perseguido en una cuatrimoto burros que estaban obstruyendo la pista de aterrizaje, he volado por toda la aldea haciendo anuncios y he salpicado con barro a mi compañera de trabajo mientras cruzaba el arroyo.

 

La cuatrimoto fue un regalo de una iglesia y ha sido una gran bendición cuando viajamos para visitar personas y para hacer mandados.

He tomado porciones de las Escrituras recién traducidas al idioma nahuatl y las he revertido al español con el fin de enviarlas a nuestro consultor para que las revise. He grabado algunas de esas Escrituras para poder repartir versiones de audio.

 

Con nuestro consultor de traducción durante su última visita.

He participado en reuniones del equipo en las que hemos tenido que coordinar la compra de víveres, las vacaciones de Navidad y el uso de internet; lo cual es un poco diferente a las relaciones corrientes entre compañeros de trabajo de una empresa.

He preparado pedidos de joyas [bisutería] para las damas de la aldea y he revisado y clasificado cajas de cuentas y he corrido por la aldea organizando el trabajo.

 

Traduciendo las lecciones bíblicas al español para los aldeanos que no hablan nahuatl.

He hablado con la gente que viene a la casa a pedir prestada nuestra carretilla, y nuestra pala, nuestra pica y el martillo, y una lámina de hojalata, y unas tijeras, y un cargador USB, y una película. He charlado con personas que buscaban Coca Cola, y ropa para bebé, y harina de maíz, y dinero prestado.

Y a lo largo de las semanas he tenido conversaciones con personas acerca de Dios, acerca de quién es Él y que es posible conocerlo a Él. Les he hablado del Hijo de Dios, HesuKristo, y de lo que Él hizo por nosotros, y de la esperanza que tengo en un futuro con Él.

 

Organizando los pedidos de bisutería para ayudar a las damas de aquí a ganar dinero para sus familias.

Todos estos momentos aparentemente rutinarios son parte de la aventura de ser conformados. Para nosotros, todos los préstamos, las charlas, la ayuda, el copiado y la ayuda médica son parte de compartir la verdad de Dios. Son una parte integrante del Evangelio, y constituyen un privilegio y deben ser un motivo de gozo. Estoy trabajando en esto último y en disfrutar del camino de aventura en el que Dios me ha puesto.

 

Tony

2 de octubre, 2017

Tony es un hombre de edad. Según los estándares de las zonas urbanas diríamos que le están entrando los años, y según los estándares de la etnia nahuatl él es antiguo. Hace unas semanas fuimos a visitarlo y comenzó a recordar su vida. De lejos es el individuo de más edad de esta comunidad y nos preguntó si sabíamos por qué algunas personas viven más que otras. Especuló sobre las vitaminas y la disponibilidad de médicos y luego concluyó: “Creo que es por portarse bien y por llevar una buena vida”. “Seguramente entonces Dios le da a uno más días por haber hecho lo que era correcto”. Él continuó diciéndonos que alguien había matado a un miembro de su familia cuando él aún era joven. Aunque la gente le estaba presionando para que se vengara de los que le habían hecho daño, él se negó a hacerlo.

 

Tony trabaja duro todos los días, laborando en sus campos y con sus animales.

Él continuó hablando sobre la revolución mexicana, su infancia, la llegada de los primeros maestros del gobierno y muchos otros acontecimientos, citando fechas y detalles que me hicieron desear que mi mente fuera así de brillante. Después de un momento, sacó un mini SD [dispositivo de almacenamiento] de un compartimiento especial de su cartera y nos pidió las nuevas lecciones bíblicas para poder escucharlas en su celular. Nosotros habíamos venido preparados y le dimos las nuevas lecciones. Él comentó que aunque es muy difícil caminar hasta el sitio donde se enseñan las lecciones, está escuchando la enseñanza. Su oído se ha deteriorado pero puede obtener un nivel de volumen bastante bueno con los audífonos que le hemos dado.

 

Tony y su esposa, cuando llegamos por primera vez a Las Moras. Su esposa falleció hace varios años.

La conversación volvió a girar en torno a la duración de la vida, y yo le dije a Tony: “Tienes razón. Nadie puede saber cuánto tiempo va a vivir; solamente Dios lo sabe. Tal vez Él te dio muchos años para que pudieras oír la verdad que Él quiere que todo el mundo conozca. Quizá te dejó vivir mucho tiempo para que pudieras conocerlo”.

 

Un proyecto de agua que hicimos en Las Cruces, donde Tony vive con sus hijos, sus nietos y sus familias.

Ciertamente esa es mi oración por Tony; que Dios le dé fuerza y salud hasta que conozca a su Salvador; que Dios proteja su oído y su mente; que Dios le dé la valentía para rechazar una cosmovisión a que se ha apegado durante más de ochenta años y que acepte la verdad. Que Dios produzca una nueva existencia en un viejo caparazón.

 

Pete trabajando en una lección con uno de los nietos de Tony

Tony vive rodeado de sus hijos, nietos y bisnietos, junto con muchos de sus parientes políticos. Su familia constituye su propia aldea pequeña a unos tres km de Las Moras. Muchos de ellos están interesados en la enseñanza y han venido a las reuniones o están escuchando las grabaciones. Varios de los hombres adultos de esta familia son líderes influyentes de la comunidad, incluyendo al juez de este año. Oremos por Tony y su familia para que lleguen a conocer al Señor y acepten la salvación que se les ofrece.

 

Rachel trabajando en la traducción con uno de los nietos de Tony y su esposa. Este joven es el juez de la comunidad en este año.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

New Tribes Mission - Espanol

New Tribes Mission – Espanol