DIFERENTE

Publicado 3 de marzo 2017 por John y Asmara Anyan
<? the_title() ?>

¡ESTAMOS AQUÍ!

9 de febrero, 2017

Nuestro primer mes en Tanzania ha sido emocionante, agotador, hermoso, bendecido, exigente, normal, suave, surrealista, caliente y muchas cosas más a la vez. Y ha sido diferente; diferente en muchas formas, a menudo pequeñas…

Todavía nos sentamos como familia para la cena, nos tomamos de las manos, oramos y disfrutamos de una comida juntos. Pero es diferente; nuestros platos contienen más arroz y frijoles, más peces pequeños con ojos, colas y todo (lo cual comen nuestros niños y realmente les gusta), más mangos y plátanos.

Todavía salimos a jugarPero es diferente; usamos más protector solar, más repelente de insectos en aerosol, sudamos mucho más. En el vecindario hay buenos amigos con los cuales podemos jugar. Tengo mi “conga” (una pieza de tela) que amarro alrededor de mi cintura cada vez que salgo de la casa porque es tradicionalmente inadecuado que las mujeres usen faldas por encima de las rodillas o pantalones.

Todavía salimos a comprar víveres. Pero es diferente. Usamos mucho lenguaje de señas en la comunicación. Tenemos que adivinar cuál es el término para bananos y cuál para plátanos, y si “grasa para cocinar” y manteca son realmente lo mismo. Estamos empezando a fomentar amistades con los dueños de las tiendas locales cuando volvemos a comprar allí.

Los niños todavía van al preescolarPero es diferente. Están experimentando lo que es ser una minoría. Reciben arroz y frijoles en el almuerzo todos los días. Llaman “Tías” a las mujeres que los cuidan y se les enseña a usar su mano derecha al comer. Aprenden, juegan y se ensucian con los niños que esperamos que algún día se conviertan en amigos queridos.

Todavía vivimos la vida cotidiana. Pero es diferente. Tenemos que filtrar el agua que bebemos y esterilizar las frutas y verduras frescas; tenemos una nueva y aterradora olla a presión; hay apagones ocasionales; están los ventiladores siempre presentes; las duchas son con agua fría (a veces dos veces al día para los niños); los guardias de la etnia maasai que están todo el tiempo fuera de nuestra casa con su atuendo tradicional y con nuevas palabras de la lengua swahili para enseñarnos.

Todavía funcionamos como una familia bilingüePero es diferente. Elias lentamente está empezando a hablar inglés otra vez. El inglés de Judah tiene una sintaxis sospechosamente alemana; y ambos niños están comenzando a tomar algunas palabras del swahili, construyendo poco a poco una base para que toda nuestra familia se convierta en parte de la comunidad de aquí algún día.

La vida en África es… diferente. Estamos adaptándonos día a día y estamos agradecidos de que el programa que estamos siguiendo aquí nos permita amoldarnos lenta y deliberadamente mientras nos convertimos en personas que puedan ser servidoras pertinentes aquí en África. ¿Sabes cuál es la razón de que todo este cambio y todas estas diferencias nos hagan estar especialmente agradecidos? Nuestro eterno, inmutable y constante Dios” que está aquí con nosotros.

 

Nuestra oficina tiene una pequeña piscina al lado que hemos estado usando durante los fines de semana

 

¡Redescubrir juguetes después de tenerlos guardados durante un año hace que parezca que fuera Navidad!

 

Judah con uno de los guardias maasai que trabaja en nuestras instalaciones

 

A los niños les ha encantado tener tantos niños para jugar en el vecindario

 

¡Así es el ambiente de una clase de idioma!

 

Una fiesta sorpresa para mi cumpleaños número 31 🙂

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

New Tribes Mission - Espanol

New Tribes Mission – Espanol