Cinco tepehuanes del sur fueron bautizados

Publicado 27 de julio 2012 por NTM

Bautizando en un riachuelo en México.

El misionero Andrew Ferguson bautizó a Plácido y sus cuatro esposas en esta semana.

¿Cómo podría bautizar uno a un hombre con cuatro esposas? “De la misma manera”, comentó Barry Wingo, coobrero de Andrew, “yo podría bautizar a alguien que es salvo pero ha sido adicto a heroína, pornografía, glotonería…”.

“Andrew estaba convencido que ellos habían entendido el Evangelio y se habían arrepentido y confiado en Cristo, por eso los bautizó”, informó Barry.

Muchos tepehuanes del sur tienen más de una esposa, y Plácido se casó con estas cuatro mujeres antes de oír las lecciones bíblicas; él tiene hijos en cada una de ellas.

Plácido ayudó a Andrew y a Barry a aprender su idioma, y luego ayudó a Andrew a preparar lecciones bíblicas cronológicas.

“En los primeros días, Plácido iba a su casa y compartía con sus esposas lo que estaba aprendiendo de la Biblia”, comentó Barry, “y ellas pidieron que Andrew mismo fuera y les enseñara. Así que, Plácido no sólo estaba ayudando a traducir las lecciones a su idioma, sino que también escuchaba a Andrew enseñar a sus esposas y participaba en las discusiones, todo esto durante un periodo aproximado de un año”.

“Por medio de la obra del Espíritu Santo a través de Andrew, mientras él pacientemente enseñaba la Palabra, Plácido y sus esposas fueron convencidos de la verdad y confiaron en Cristo”, informó Barry.

La ocasión fue aún más especial para Andrew y su esposa, Anne Marie, porque ellos tuvieron la oportunidad de bautizar a los cinco antes de ausentarse de su ministerio en México.

El único obstáculo real fue el sitio. El río que planeaban usar “resultó ser un pequeño lago de aguas estancadas”, informó Barry. “Pero nos alegra poder decir que todo salió bien y el Señor fue glorificado”.

Ahora el desafío es ayudar a Plácido y sus esposas “a aprender a leer, crecer, y convertirse en discípulos firmes”. No hay una iglesia tepehuán en la ciudad donde vive Plácido, y Barry y su esposa, Candy, alternan su tiempo pasando dos semanas en la ciudad y luego cuatro en una aldea tepehuán del sur. De hecho, en estos momentos se encuentran en la aldea.

“Pero nos regocijamos en lo que Dios está haciendo y confiamos que Él nos ayudará a ver a Cristo formado en estos nuevos creyentes”, comentó Barry.

Los comentarios están cerrados.

New Tribes Mission - Espanol

New Tribes Mission – Espanol