Aprendiendo jula

Publicado 26 de agosto 2013 por NTM

Entender la cultura y el idioma de un país extranjero no es una tarea pequeña.

Susie Locklin está aprendiendo jula. No, no se trata de un nuevo juego, tampoco es una danza ni un tipo de cocina.

Realmente es una lengua franca, explica Susie, y ella está estudiando el idioma jula en África Occidental como parte de su preparación para un futuro ministerio tribal.

Susie dice que su meta suprema es convertirse en traductora de la Biblia en un equipo de misioneros tribales que ministre a un grupo étnico específico. Ella no conoce todos los detalles aún.

“Todavía no sé con qué grupo étnico voy a trabajar. …Es necesario investigar primero para establecer dónde hay la mayor necesidad”, comenta Susie.

Pero ella está confiada en que Dios sabe a dónde ha planeado llevarla y, entre tanto, está fomentando amistades con la gente local y aprendiendo su cultura. Para hacer esto eficazmente, ella debe aprender la lengua franca con fluidez.

La iglesia local es la iglesia anfitriona de Susie, y sus amigos de allí han asumido de buena gana la tarea de ayudar a Susie a adaptarse a la vida de África Occidental. Recientemente, la iglesia la mudó de vivir con una familia anfitriona a una casa pequeña para ella sola en la propiedad de la iglesia.

“Sin embargo, vivir sola no significa estar sola”, explica Susie. “Siempre hay gente por ahí”.

Y Susie se mantiene bastante ocupada con tareas y entablando amistades, a veces durante 12 horas al día.

En las últimas semanas, además de mudarse, ella ha aprendido bastante en cuanto a la cultura local. “Asistí a mi primer funeral africano, celebré mi primer Cuatro de Julio [día de independencia de Estados Unidos] en el extranjero, he aprendido mucho jula, he aprendido muchas cosas culturales —tanto divertidas como difíciles, y he hecho muchos nuevos amigos y también he pasado tiempo con los que ya tenía”.

Una cosa destacada fue el tiempo que Susie pasó con una mujer de otra parte de África, quien estaba visitando la región.

“Un día, después del estudio bíblico, ella me pidió que la ayudara a leer su Biblia en jula, entonces nos sentamos y leímos juntas. Luego ella quiso aprender algunas canciones cristianas en jula, de modo que buscamos una emisora radial cristiana en jula y la escuchamos por un rato”.

A Susie le encantó pasar tiempo guiando a su nueva amiga a Jesús y al mismo tiempo ayudándola a conocerlo mejor a Él, ella misma creció en su entendimiento de la lengua jula.

A Susie le hubiera gustado compartir más de sus aventuras aprendiendo la cultura y el idioma, pero tenía que atender otras cosas pronto. Ella había invitado a cenar a todos los ancianos de la iglesia al día siguiente, para agradecerles por todo su trabajo alistando la pequeña casa para ella, así que tenía muchas cosas para hacer con la preparación de la cena y el arreglo de la casa.

“Por favor, oren por mí”, pide Susie. “Oren por gracia, sabiduría y humildad. Oren para que yo pueda mostrar el amor y el gozo de Jesús en una manera adecuada para esta cultura”.

Trabajar para participar en la vida y la cultura de otro grupo étnico en un lugar distante es una gran tarea. Y Susie Locklin sería la primera en decirte que realmente eso implica mucho más que simplemente aprender jula.

Los comentarios están cerrados.

New Tribes Mission - Espanol

New Tribes Mission – Espanol